lunes, 25 de mayo de 2009

La reina de mi corazón


Ella siempre tiene una sonrisa, es optimista aun cuando las circunstancias no hacen mas que negar las posibilidades, ella siempre cree en que la providencia de Dios cambiará los pronósticos.
Ella es una mujer sencilla, amable, con un humor envidiable, capaz de reir sin parar y contagiar con su sonrisa a los que están a su lado.
Trabaja de sol a sol, sin dar la mas mínima muestra de cansancio, capaz de pasar de una actividad a otra sin quejarse.
Ella a pesar de su caracter afable y tranquilo, es fuerte cuando la situación lo amerita, sabe plantar cara a los problemas y enfrentar los retos de la vida.
Y es que ella puede definirse en una sola palabra: excepcional, es una reina sin corona que cada día gobierna su reino, que es su hogar, con la sapiencia y justicia que cualquier soberana envidiaría.
Ella es madre, esposa, hija y no sabría cual rol es el que desempeña mejor, puesto que cada uno lo maneja con amor y abnegación.
Ella es todo lo que tengo, lo que más valoro, es la mujer más hermosa del mundo, es mi reina, mi madre a quien le debo la vida y lo que soy.
Si volviera a nacer definitivamente escogería nacer en su vientre, bajo sus cuidados, su amor, su entrega y su comprensión.
Cruz Enilda de la Rosa, tu nombre es la manifestación viva del sacrificio que has hecho por tus hijos y los tuyos, tu vida es un regalo de Dios que cada día me muestra su existencia a través de ti.
Te quiero mucho mami y en este día quiero decirte que eres lo mas importante para mí. Gracias por ser como eres y entregar lo mejor de tí. Feliz día de las madres!!!

2 comentarios:

Felivia dijo...

Qué palabras tan emotivas dedicas a tu madre! Me estremecen.
Ojalá Ella pueda leer este escrito!!
Nuestra Madre es el más importante tesoro. Muchas cualidades que atribuyes a Doña Enilda también las identifico en mi mamita, quien es mi sostén en los momentos que me siento decaer y mi fiel compañera de júbilo en los tiempos de alegría.

Has nacido bendecida, María, con una madre tan maravillosa como la describes. Y siguen las bondades de Dios para ti porque sus regalos son ricos para quienes honran a su madre y a su padre, precisamente es su cuarto mandamiento.

Un abrazo fuerte y cariñoso.

Maritere dijo...

Muchas gracias por tus palabras amiga!!. Definitivamente nuestras madres son el mejor regalo con que Dios nos ha bendecido por encima de los logros y conquistas personales, nuestros padres constituyen un invaluable tesoro.
Recibe otro abrazo y un besito desde aqui.

Mis libros preferidos

  • 11 Minutos, Paulo Coelho
  • El Oro y la Paz, Juan Bosch
  • El Perfume, Patrick Suskind
  • Paula, Isabel Allende