viernes, 6 de marzo de 2009

Cogiendo pela en la UASD


Esta es la cuarta vez que voy a la UASD en busca de un servicio que todavía no he podido recibir. Y pensar que mientras cursaba mi carrera como periodista en la Autónoma de Santo Domingo imaginaba que después de mi graduación me libraría de las tediosas filas en Registro que tantas veces me hicieron perder la paciencia y muchas horas de mi valioso tiempo.
Pero no, después de casi cinco años de salir viva y suelta de la primera casa de estudios superiores del Nuevo Mundo y “de coger tanta pela” miro con pena y vergüenza como pese a los ingentes esfuerzos del presidente de la República por modernizar la universidad pareciera que fuéramos en un virtual retroceso, como si todavía estuviéramos atrapados en los años 80.
Con una solicitud para legalizar una copia de título de fecha 2 de febrero, esos “turpenes” me han puesto a dar viajes en vano, incluyendo uno a la Secretaría de Educación Superior. Pero lo peor me sucedió ayer, cuando fui a la SEESCYT creyendo que ya mi documento estaba listo, con mi anhelado numero de oficio me dirigí muy temprano a la institución, de la que reconozco ha avanzado mucho y en donde hacer una gestión te toma cuestión de minutos por el grado de eficiencia alcanzado en estos últimos años. Allí me dieron la nefasta noticia: mi titulo fue legalizado a nombre de otra persona. Que pique!!!...No lo podía creer, después de todo mis esfuerzos habían resultado en vano…Lo peor estaba por llegar, otra vez debía coger el caminito para la UASD. No había alternativa.
Na, cogí pa´lla. Allí me coloqué en la fila, con 25 personas delante de mí y la empleada que atiende la casilla en su hora de almuerzo…a esperar…que fuerte…
Por suerte la cosa avanzó relativamente rápido. Mientras esperaba, y trataba de calmarme y canalizar la ira que me estaba entrando, escuché las típicas historias de quienes van en busca de un servicio, gente que se va a graduar y no le publican a tiempo las notas finales, gente con casi cinco meses y trámites paralizados en espera de una firma. Becas que se pierden por no tener a tiempo esos papeles. Las caras de impotencia por no poder resolver.
Al final cuando logré llegar a la ventanilla tuve que volver a depositar otra copia del titulo y a esperar hasta el próximo jueves a ver si les da la gana de darme el número de oficio para seguir con mis diligencias.
Me pregunto, cuándo la Universidad Autónoma de Santo Domingo tendrá un sistema ágil, eficiente, que garantice al estudiante la entrega de un servicio a tiempo. El rector debe ponerse en lo suyo, porque según mi percepción porque a pesar de las grandes inversiones del Gobierno encaminadas a la modernización a través de la construcción de nuevas edificaciones, y un buen presupuesto, esta es a mi entender una de las peores gestiones en la Academia.
Mientras tanto, sigo esperando a que me entreguen mi documento a ver cuando puedo salir de eso, pero aguardo la esperanza de no tener que volver en mucho tiempo a la UASD.

1 comentarios:

Mary Esther dijo...

Tanta M q hablan y no acaban de modernizarse, no quisiera volver a coger esa pela de fila..uff, y eso, cómo q estaba a nombre de otra persona?

Mis libros preferidos

  • 11 Minutos, Paulo Coelho
  • El Oro y la Paz, Juan Bosch
  • El Perfume, Patrick Suskind
  • Paula, Isabel Allende